April 9, 2010

DE COMO UN COCHE PUEDE AVERIARSE EN EL MOMENTO MÁS OPORTUNO…

Posted in Uncategorized at 8:44 pm by losrelatoscalientesdeelsa

Sigo con mis historias por mi país… Era viernes, salí del trabajo en los grandes almacenes y compré un par de cosas que necesitaba. Me acerqué al coche, metí las cosas en el maletero, entré al coche, metí la llave, me dispuse a arrancar y nada… Volví a intentarlo, nada, el coche no se movía… Salí del coche, levanté el capó y no vi nada anormal… La batería no podía ser porque la había cargado mi hermano precisamente el día anterior… Bajé el capó, volví a entrar en el coche e intentar arrancarlo pero, seguí sin conseguirlo. Salí del coche y cuando iba a sacar el móvil del bolso para llamar a mi hermano y ver si podía pasarse a recogerme cuando saliera del McDonalds unas horas más tarde, escuché “¿¡Hester!?”… Me giré, “¡David!”. Tenía delante a David, el padre de mi vieja amiga Kimberly con el que tantos polvos había echado… Seguía igual que siempre… Tan atractivo… ¿Seguiría siendo el soltero de oro al que tantas mujeres querían cazar?… “¡Vaya! ¡Qué sorpresa! No sabía que estuvieras por aquí…”, dijo él. “Sí, tuve que venir a ayudar a mis padres… Mi abuela está bastante enferma y… Bueno, aquí estoy… Llevó un par de semanas. Iba a avisar a Kim pero, entre unas cosas y otras no he tenido tiempo…” Hablamos cinco minutos más y se ofreció a llevarme puesto que le expliqué que mi coche no arrancaba. Cogí las cosas del maletero y fuimos a su coche. Mientras conducía hacia mi casa, hablamos un poquito más, poniéndonos al día… Sí, seguía siendo el soltero de oro… No sé por qué me alegré al saberlo… Paró en un semáforo y aprovechó para mirarme. Me puso la mano en la rodilla y dijo “No has cambiado nada, Hest. Sigues tan guapa como siempre…” “Tú también sigues igual de sexy…” Creo que se ruborizó un poco pero, no me dio tiempo a verlo porque giró la cara en cuanto el semáforo se puso en verde y prosiguió la marcha…

Llegamos a mi casa y le pregunté si quería entrar, le dije que por las molestias le invitaba a cenar, que mi hermano trabajaba hasta tarde y no quería cenar sola… Me dijo que no había sido ninguna molestia pero, que si insistía, aceptaba la invitación… Entramos a casa, calenté un poco de agua para preparar un poco de pasta y él mientras se sentó en el sofá, le dije que se pusiera cómodo y encendiera la tele, si quería. “Mientras espero a que hierva el agua, voy a ver si me pongo un poco más cómoda, estoy harta de este uniforme…” “A mí me parece que te queda muy bien pero… Como quieras…” Me encantó la apreciación… Me quité las medias y el uniforme. Cogí una camiseta de tirantes roja (ya sabéis que me pierde ese color) con cuello de pico (ya sabéis que me encantan los cuellos de pico…) y decidí ponérmela sin sujetador… Y luego me puse una falda negra un poco suelta, quiero decir que no era ajustada. No era demasiado minifaldera, algo más de dos palmos por encima de la rodilla. Volví a la cocina, David estaba de espaldas, echando la pasta al agua, me acerqué por detrás y rocé todo su cuerpo para mirar “¿Ya está?” “Sí”, dijo con un estremecimiento, “acabo de echarla…” “Bien”, dije yo alejándome de él y acercándome al frigorífico para sacar unas cosas. Me miró “He de reconocer que así estás mucho mejor, sí. El uniforme es un poco serio…”, dijo mientras me comía con la mirada. “Sí, es muy… aburrido” dije yo mientras le comía a él… Cenamos bastante rápido mientras no parábamos de hablar, reír y mirarnos, sobre todo mirarnos… No suelo ser de acostarme con cuarentones pero, he de admitir que David siempre había sido superior a mí… Desde la primera vez que le había visto, le había deseado… Y la verdad es que, teniéndole delante después de tanto tiempo, lo único que se me pasaba por la cabeza eran todas esas veces que nos lo habíamos montado y las ganas que tenía de volver a tirármelo… Por como me miraba, sabía que él también me deseaba y estaba pensando lo mismo… Terminamos la cena y sugerí que tomásemos el postre en el sofá, que era mucho más cómodo… Serví un poco de helado en dos cuencos, mientras él se acomodaba en el sofá, me senté a su lado y nos dispusimos a tomar el postre. Cuando casi habíamos acabado, en un segundo que él no miraba, hice que se me cayera un poco de helado un poco más abajo del cuello. Se dio cuenta de que se me había caído, me lo retiró con un dedo y cuando iba a llevárselo a la boca, le paré con la mano y lo llevé a la mía. Lo lamí lentamente, muy lentamente, mientras él no me quitaba el ojo de encima… Después, sacándome su dedo de la boca, me coloqué en cuclillas encima de él y le besé, mientras él me acariciaba y me subía la camiseta hasta quitármela… “Mmm, sin sujetador… Tú sí que sabes cómo gustar a un hombre…” dijo mientras yo me reía. Cogí mi camiseta, me levanté, le cogí de la mano para que me siguiera y le conduje hacia mi habitación… “¿Dónde has estado todo este tiempo, Hest? Cómo te he echado de menos…” “Sabré compénsartelo” repliqué justo entrando a mi habitación. Lancé mi camiseta a una silla y me giré para desabrocharle la camisa lo más rápido que pude… Fui a besarle otra vez, mientras me acercaba a los pies de la cama, pero él me empujó para tumbarme y se lanzó encima de mí mientras con una mano manoseaba mis tetas y la otra la metía por debajo de mi falda… “Como echaba de menos tus manos, nadie me acaricia como tú, David…”, dije entre gemidos. “Yo echaba de menos tu cuerpo… Tu cuerpo y a ti… Nadie folla como tú” Eso me encendió totalmente… Le empujé para quitarle de encima de mí, me arranqué la falda y el tanga, le quité el pantalón y los bóxer, y me puse a lamer y chupar su polla a toda velocidad, mientras él me observaba con ojos de asombro… En cuanto noté su polla dura en mi boca, me la saqué y me senté encima, balanceándome cada vez más rápidamente, entre jadeo y jadeo dije “Yo echaba de menos esto, tener tu polla dentro…” A él no le salían las palabras, simplemente me observaba con sorpresa y deseo… Cuando llegué al orgasmo, me bajé de él, coloqué mi coñito a la altura de sus labios y su polla a la altura de los míos. Comencé a lamer su polla muy lentamente, mientras él pasaba su lengua por mi coño… Yo no podía parar de lamer y chupar su deliciosa polla y tampoco quería que él dejara de recorrer mi coño con su lengua. Estaba a mil… Cuando vi que ya estaba a punto, me metí tan sólo la punta de su polla en la boca y comencé a mamarla hasta que salió un buen chorretón de leche disparado… Me lo tomé todito, mientras él también tragaba mis jugos… Al terminar ese maravilloso 69, me puse a cuatro patas y le ofrecí mi culo. De una embestida, me la metió hasta el fondo y empezó un mete-saca mientras acariciaba mis pechos como podía… “Eres una verdadera zorrita, Hester… No sé cómo me puedes encender tanto… Si sigo soltero desde que te conocí es porque no he encontrado a nadie como tú…” decía, entre embestida y embestida… Yo entre jadeos contesté algo así como “Me alegro… No podría soportar haberte encontrado de nuevo y no poder follar contigo… Echaba de menos tus polvos… Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaah” Cuando llegué al orgasmo, sacó su polla de mi culo, me giró e hizo que me tumbara en la cama… Se medio tumbó encima de mí y empezó a recorrer mi cuerpo con sus labios y su lengua… Yo no podía dejar de gemir, estaba totalmente excitada… Cuando llegó a la altura de mi pubis, subió otra vez y me dio un largo beso en la boca, nuestras lenguas se fundieron en una mientras él se incorporaba para metérmela una vez más. 1-2, 1-2, 1-2… Meter, sacar, meter, sacar, meter, sacar… A mí ya casi me temblaban las piernas… Nos corrimos a la vez… “Te lo mereces todo, Hest… Todo…” “Tú también…” “Debería irme… Tu hermano llegará…””Quédate, quiero saber qué se siente al despertar y tenerte al lado…” dije mientras le abrazaba y besaba el cuello… Apagó la luz y, abrazados, nos quedamos dormidos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: