March 21, 2010

UNA PROPOSICIÓN INDECENTE…

Posted in Uncategorized at 8:24 pm by losrelatoscalientesdeelsa

Aquella mañana mi novio me había dicho “Elsa, tengo que pedirte un favor…” “Dime, cariño” “Bueno… No sé cómo decirlo… Te va a parecer un poco extraño…” “¡Venga, dilo ya!” “Está bien… Necesito que te lo montes con Fran…” “¡¿Quieres que me acueste con Fran!?” “Bueno… Es que él está muy deprimido últimamente y necesita un subidón como ése… Sabe que esta tarde no estaré en casa y tú sí… Sé que le gustaste el día que te conoció así que, bastará con que le sigas el rollo, y te insinúes un poco… Así le subirás la moral…” “Cielo, ¿me lo estás diciendo en serio? ¿De verdad quieres que me tire a Fran?” “Lo sé, sé que suena raro pero, quiero que se anime…” “Está bien, está bien… Si tú me lo pides…” “Perfecto, gracias Elsita” Me dio un beso en la comisura de los labios y me dijo que iba a llamar a Fran para decirle que le trajera a casa no sé qué cosa que le había prestado, que él no iba a estar pero, que estaría yo…

 

Lo cierto es que la propuesta de mi chico me sorprendió bastante pero, bueno, yo siempre estoy dispuesta a echar un buen polvo y la verdad es que recordaba que Fran era bastante bueno follando y a nadie le amarga un dulce… Tenía que hacerle el favor a mi chico…

 

Por la tarde, mi chico se fue a trabajar. Yo decidí darme un baño, después me puse mi albornoz rojo, me atusé un poco el pelo y fui al salón con un bote de crema en la mano. Al momento, sonó el timbre. Miré por la mirilla y vi a Fran, grité un “¡Ya voy!”. Abrí la puerta con el bote de crema en la mano y el albornoz un poco abierto a la altura del pecho. “¡Oh! ¡Hola Fran!” Por poco se le saltan los ojos al verme con el albornoz… “Hola… Venía a dejar esto…” “¡Ah! Sí… Bueno, ¿quieres pasar?…” Dije mirándole lascivamente el paquete… “Bueno, si no molesto…” “Claro que no… Ya disculparás, acabo de salir de la ducha…” Pasamos y nos sentamos en el sillón. “Oye… Ya que estás aquí, ¿te importaría darme crema en la espalda?…” Pareció sorprendido pero, supongo que le gustó la idea… Le pasé la crema, me puse de espaldas a él, me solté el albornoz y dejé mi espalda al descubierto. Me echó la crema, yo me estremecí por el frío, empezó a extenderla por toda mi espalda, de arriba a bajo, muy poco a poco… Mmmmmm. “Se me había olvidado las manos que tienes… ¡Buf, qué calor me está entrando!…” Me giré para mirarle y dije “¿Estás tan cachondo como yo?…” “Creo que sí…” contestó mientras se lanzaba a besarme en los labios… “Elsa, me vuelves loco… No sé cómo me puedes excitar tanto pero, desde la despedida de soltero no he podido dejar de pensar en ti” dijo mientras me cogía en volandas y me sentaba encima de la mesa, el albornoz cayó al levantarme. Comenzó a lamerme el coño entre mis suspiros y gemidos de placer… “Mmmmmm. Sigue, Fran, por favor, no pares… Sigue… Mmmmmmm. Adoro esa lengua que tienes… Me encanta cómo lo haces… Me pones a cien…” Él trataba de mirar hacia arriba mientras seguía a lo suyo y yo me amasaba las tetas. Él no dejaba de chupar y lamer mis jugos. Cuando terminó, dije “Creo que esto merece una recompensa… Ven…”, él me siguió y se quitó la camiseta por el camino… Le llevé a la habitación, abrí la puerta del armario, abrí la otra puerta, me aparté a un lado para dejarle pasar… Entró y dijo “¡Wow! ¿Y esto?…” Yo me encogí de hombros… Estábamos en la habitación oculta que había descubierto al cumplir un mes con mi chico, si habéis leído aquel relato sabréis que está totalmente llena de espejos y el único mobiliario que hay es una cama. Se acercó un poco a la cama y yo empecé a besarle mientras mi mano bajaba para acariciarle por encima del pantalón… Bajé la cremallera y saqué su polla, la manoseé un poco y le di un empujoncito a Fran para que se tumbara en la cama y poder quitarle los pantalones y los bóxer cómodamente… Una vez hecho esto, pasé cada una de mis piernas a los lados de las suyas para ponerme de rodillas y tener la cabeza a la altura de su polla. Le miré. Estaba encantado… Me agaché y empecé a lamer un poco sus pelotas y su polla, sin parar de mirarle con toda la lujuria que cabe en mis ojos. Después, me metí su polla en la boca y empecé a chuparla muy lentamente, mientras con una mano yo misma me acariciaba el coño y con la otra me metía los dedos por detrás… Él podía verme reflejada en el espejo, veía como a la vez de comerle la polla, me estaba masturbando por ambos lados… Yo miraba de reojo su cara de gozo. “Joder, Elsa, no pares, me corro, me voy a correr ya…” Yo empecé a saborear su polla más frenéticamente y disfrutó de una gran corrida mientras yo tragaba toda su leche, no quise derramar ni una sola gota… Luego me tumbé encima de él para besarle, mientras sus manos acariciaban mi cuerpo y se detenían en mi culo, el cual apretaba fuertemente para que mi coño sintiera bien su polla… Al poco, me separé de él, me puse a cuatro patas ofreciéndole mi trasero y le dije “Métemela por el culo, Fran, quiero que me partas el culo” “Será un placer…” dijo él irguiéndose. “¡Date prisa, por favor! ¡No aguanto más, quiero que me la metas por detrás ya!” Noté cómo él iba metiéndome poco a poco la polla por el culo, dio una fuerte embestida y empezó un mete-saca cada vez más rápido, mientras, con las manos recorría mi cuerpo, amasaba mis tetas y me acariciaba el coño, yo no podía parar de jadear… “Sí, sí, aaaaah, sí, sigue, sí, aaaaah, aaaah” “Te gusta, ¿verdad, zorra? ¿Esto era lo que querías verdad? Tirarte al amigo de tu novio…” “Sí, sí, aaaaaaaaah, no pares… Sigue… Síiiiiiiiiii” Salté un largo gemido al llegar al orgasmo pero, él no paró, siguió follándome una y otra vez para que los orgasmos fueran múltiples… “Esto es lo que más me gusta de ti, que seas multiorgásmica… Y lo buena que estás y lo zorra que eres… Sabes ponerme cachondo en un segundo y me es imposible negarme a follar contigo; así que, aquí tienes lo que querías, zorra” “Sí, sí, sigue, tómame todas las veces que quieras. Por favor, ¡no pares de follarme!” Cuando paró, cayó rendido en la cama y yo a su lado. Nos besamos y le dije “Has estado increíble…Eres una verdadera fiera…” “Me alegro de que te haya gustado tanto como a mí… Desde que te follé en la despedida, no he dejado de soñar con repetir ese momento…” Yo le besaba la barbilla y el cuello, mientras acariciaba suavemente su polla, cuando ya estaba a punto, me puse encima de él, para volver a sentir su polla dentro de mí, esta vez por delante, comencé un balanceo de mi cuerpo que él trataba de acompañar con los movimientos del suyo… Necesitaba sentir un último orgasmo…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: