March 21, 2010

MENSAJITOS CALIENTES

Posted in Uncategorized at 8:31 pm by losrelatoscalientesdeelsa

Ese fin de semana mi novio no iba a estar en casa por motivos de trabajo así que, avisé a mi hermano para que se viniera a hacerme compañía… Hacía tiempo que no le veía así que, lo estaba deseando… El viernes por la tarde y el sábado había cambiado el turno a una compañera de trabajo para tenerlo libre. Salí de la ducha y me puse mi albornoz rojo antes de secarme el pelo… Lo estaba haciendo cuando sonó un mensaje en mi móvil, era mi hermano y ponía “TE DESEO”. Sentí un escalofrío pero, no contesté. Mi hermano me había dicho que seguramente me escribiría cuando viniera de camino pero que no le respondiera… Me agaché para sacar el secador del armarito y sonó otro mensaje “Estoy deseando FOLLARTE…” Cogí el secador y lo encendí, llegó otro mensaje “Después de ésta, no tendrás SUEÑOS ERÓTICOS más que conmigo” Traté de pasar de contestar porque, si no, no me iba a dar tiempo a prepararme y además era lo que me había pedido mi hermano…. Me peiné un poco y otro mensaje más “Desde que te vi desnuda por primera vez, no puedo pensar más que en SEXO…” Nada más dejar el móvil, llegó un nuevo mensaje “Anoche soñé que DORMÍA CONTIGO y la verdad es que no estábamos nada formales…” Y al momento otro “Tengo la POLLA DURA sólo de pensar en tu cuerpo…” Conseguí peinarme antes de que llegara el siguiente mensaje “Cuando te vea, TE VOY A COMER ENTERITA con ropa y todo y no me valdrá que me digas que pare… Se me hace la boca agua. ¡Me vuelves loco!” Y al poco “TE VOY A FOLLAR hasta que nos tiemblen las piernas…” Buff, me estaba poniendo muy mala… Siguiente mensaje: “Te voy a comer enterito ese CULITO tan bueno que tienes…” Me estaba asando de calor por lo excitada que estaba, dejé de secarme el pelo. Llegó un nuevo mensaje: “¡CÓMO ME PONES!…” y otro “Tú sí que sabes EXCITARME…” y al poco “¿Quieres TIRARTE a tu hermanito?” y uno más: “Voy a satisfacer todos tus DESEOS SEXUALES y no podrás volver a MONTAR en mucho tiempo…”. Pasaron unos minutos hasta que llegó el siguiente mensaje “Espérame DESNUDA” Ya estaba demasiado excitada, fui a mi cuarto, me quité el albornoz y me tumbé en mi cama. “Tócate las TETAS” Eso estaba haciendo… “Amasa bien tu CULO” “Acaricia tu COÑO y hazte un dedo” Yo no podía parar de acariciar mi cuerpo… “Pienso romperte el CULO con mi POLLA” No podía más… “¿Estás tan CACHONDA como yo?” y al poco “¿Lista para volver a SENTIR MI POLLA DENTRO de ti?” Y el último “ESPERO QUE ESTÉS CALIENTE Y QUE TU CHOCHITO ESTÉ HÚMEDO Y SEDIENTO DE SEXO COMO LO ESTÁ MI POLLA” Esta vez sí le contesté: “ESTOY DESNUDA Y CALIENTE DESEANDO QUE ME LA METAS… NO TARDES….”

 

Sus mensajes me habían provocado totalmente y no podía parar de amasar mis tetas y meterme los dedos en el coño, estaba deseando que Dick llegara… Al poco, oí un coche, me pareció que estaba cruzando la verja y aparcando así que fui corriendo a la puerta y la abrí. Estaba desnuda. Mi hermano salió del coche y al verme se quitó el jersey y la camiseta y vino directo hacia mí. Me abrazó y me besó en los labios, acercándome bien a su cuerpo para hacerme sentir su polla bajo el pantalón. Estaba tan excitado como yo. Cerramos la puerta y fuimos directos a mi cuarto. Dick se fue quitando los zapatos y los pantalones por el camino… Me abrazó otra vez y volvió a pegarse a mi cuerpo para que yo notara su dura polla chocando contra mi coño, esta vez, todavía la sentía más dura, cada vez más dura, bajo su bóxer… Mientras me besaba y me acercaba a su cuerpo, amasaba cada una de mis nalgas con sus manos… “Echaba de menos ese culito que tienes, hermanita… No sé cómo puedes estar tan buena…” Entonces dejó una mano por detrás y la otra me la metió por delante, para juntarlas bajo mi cuerpo, una la sentía por la raja del culo y la otra por el coño, pero no me acariciaba, sólo me las hacía sentir mientras no paraba de besarme en los labios, cuello, pechos… Me lanzó a la cama y se quitó los bóxer… Se tumbó encima de mí y comenzó a besarme mientras no dejaba de acariciar todo mi cuerpo, yo metía mano a su delicioso culito y trataba de menear su polla pero, era un poco complicado por la postura en la que se había colocado… Estuvimos un poco así y, de pronto, paró en seco y se levantó de encima de mí, sentándose a mi lado… “¡¿Qué pasa?!” pregunté… “¿No tienes ganas de tirarte a tu hermana?…” “Sí, claro que sí… No pasa nada… Pero antes de montarla quiero ver cómo se masturba… Mastúrbate para mí, Pussy” “Está bien… Si es lo que quieres… Pero al mismo tiempo, quiero ver a mi hermanito meneársela… Me pone muy cachonda ver cómo manejas tu polla…” Con una mano lentamente empecé a acariciar mis pechos mientras con la otra acariciaba muy despacio mi pubis y observaba cómo mi hermanito acariciaba su inmensa polla… Me estaba poniendo mala, estaba deseando dejarme de tonterías y meterme su super polla en la boca… Me vuelve loca ese pedazo de polla que tiene… Él parecía aguantar… Comencé a amasar mis tetas con más ímpetu y con la otra mano acaricié mi clítoris con rapidez, al poco, me metí dos dedos en el coño y empecé a pellizcarme los pezones al mismo ritmo que mi hermano meneaba su polla… Moví mis dedos una y otra vez, dentro, fuera, dentro, fuera, rápidamente, y me corrí a la vez que veía cómo se corría mi hermano que tampoco me quitaba el ojo de encima… Me cogió la mano y empezó a lamerla para quitarme los jugos, mientras yo le miraba lascivamente… Me di la vuelta y comencé a acariciar su polla y a lamerla muy lentamente de arriba abajo, de abajo arriba… Luego la chupé un poquito, tan sólo la puntita, muy, muy despacio… Mientras mi hermano estaba acariciando mi coño y me había metido un dedo hasta el fondo, sin moverlo, sólo para hacérmelo sentir en ese lugar. Me excita mucho que me metan el dedo y no me masturben, para tener que suplicar que pase algo más… Me giré y le pregunté “¿Estás caliente, hermanito?”, “Síii” contestó él… “¿Estás caliente, Dick?” dije, esta vez observando su polla. Él movió la pelvis hacia arriba para acercarme más su polla, como si fuera una respuesta a mi pregunta… Volví a lamerla como antes y a chuparla, y acto seguido me la metí completamente en la boca y empecé a saborearla muy tranquilamente, al mismo tiempo que mi hermanito lamía mi coño… De pronto me lo empezó a comer con más ímpetu, con tanta rapidez que había momentos en los que me hacía hasta daño. Al sentir su acelerón, me revolucionó a mí también y empecé a comerme su polla con muchísima energía y muy deprisa; nos corrimos casi al instante y yo no podía dejar de deleitarme con su deliciosa polla y el sabor de su caliente leche en mi boca, y él parecía que tampoco podía parar de gozar comiéndome el coño y tragando todos mis jugos. Estábamos muy calientes. A la siguiente corrida ya paré de comer y él también. Nos pusimos a la misma altura y comenzamos a besarnos mezclando nuestros jugos en nuestras bocas, jugando con nuestras lenguas, como quién echa un pulso… Nos besábamos mientras él acariciaba mis muslos y mis pechos y yo sus muslos, su espalda, su culo… “Me pones a mil, hermanita…” “¡Fóllame ya! Estoy muy cachonda…”. Me senté, poniendo los pies en la cama, como haciendo un ángulo con mis piernas, le miré pícaramente y abrí bien mis piernas para enseñarle bien mi coño… “Ahí tienes el chochito de tu hermana… ¿No lo quieres? ¡Tómalo que es tuyo!” “Ojalá no tuviera que compartirlo con nadie” dijo mientras me embestía… Yo puse mis piernas por encima de sus hombros para hacer más fácil la penetración y él comenzó su mete-saca; primero dio unas cuantas embestidas sin metérmela del todo, sólo haciéndomela sentir… Y después ya me la metió hasta el fondo una y otra vez, lo más rápidamente que pudo… “¿Te gusta hermanita? ¿Era esto lo que querías? ¿Sentir la polla de tu hermano dentro de ti?” “¡Sí!, ¡sí!, ¡sí! ¡Métemela! ¡Sí! ¡Así, así, no pares! Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiii” Ese último sí fue el preámbulo de mi primer orgasmo. Yo no podía dejar de gemir y jadear, él siguió follándome una y otra vez, sin parar, oyendo como chillaba y enloquecía de placer su ardiente y multiorgásmica hermana… Al rato cayó fulminado sobre la cama. “Eres demasiado hermanita, me vuelves loco…” “Te gusta tirarte a tu hermana, ¿verdad?… Te pone muy cachondo…” “Sí, ardo en deseos de montar a mi hermana porque es puro fuego, es un veneno que crea adicción y no puedo más que desear follarla, no puedo pensar en otra cosa…” “Eres un salido hermanito… Y yo también… Yo soy una verdadera salidorra… Soy una zorra… Soy tu zorra…” A la vez que decía esto, yo le daba besitos en el pecho y acariciaba su polla con una mano, de un lado a otro, simplemente acariciar, nada de coger o menear. A su vez, él se dejaba hacer y acariciaba mi pelo… Fui sintiendo su polla ponerse tiesa bajo mi mano y me senté encima y empecé a moverme, mientras él trataba de mover su pelvis hacia arriba, yo saltaba encima de su polla sintiéndola cada vez más adentro… Al poco, sentí como se corría dentro de mí. Luego, me puse a cuatro patas delante de su cara, mostrándole mi culo, él le dio un par de mordisquitos y metió su cabeza entre mis piernas para chuparme el coño, al mismo tiempo que yo le comía la polla una vez más… “No puede haber nada mejor que esto, hermanito, tienes la polla más deliciosa de todas…” Como respuesta a mi piropo él comenzó a comerme el coño con más ímpetu y muy rápidamente. Cambié de posición, me tumbé totalmente encima de él con mi coño en su boca y su polla en la mía. Me la saqué para decir “Quiero quedarme dormida así, Dicky; así mañana nos despertaremos en buena posición…” Metió un lametón a mi coño y nos quedamos dormidos…

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: