March 21, 2010

¿CIBERSEXO, SEXO TELEFÓNICO, O SEXO CARA A CARA?…

Posted in Uncategorized at 8:33 pm by losrelatoscalientesdeelsa

Lo confieso, la primera vez que vi a David en una foto, le pregunté a su primo “¿¡Quién ese ese tío que está a tu lado!?” “Mi primo David” “¡Joer! Qué escondidito que lo tenías…” “Jaja. Bueno, es que no es mi tipo… A mí me van más las tías…” No dije más pero, la verdad es que pensé que el primito en cuestión tenía un buen polvo… Buen cuerpo, ¡muy buen cuerpo!, pelo moreno, ojos castaños… Bueno, qué más da lo demás, ¡estaba buenísimo! El caso es que su primo me decepcionó al decirme que el chico vivía en Alicante, una lástima…

 

Al cabo del tiempo, no sé cuántos meses pasaron, recibí una llamada telefónica de mi amigo; me extrañó porque casi nunca suele llamar, solemos comunicarnos por el Messenger, así que la cogí intrigada… Después de hablar un poco de todo, me decidí a decir “Bueno, Jose, ¿y qué más me querías decir? No creo que me hayas llamado sólo por saber qué tal me va la vida o contarme cómo te va por Barcelona…” “¡Vaya! ¡Qué bien me conoces!… El caso es que… ¿te acuerdas de mi primo David?” Me dieron ganas de gritar un “Síiiiii, ¡como para no acordarse!…” pero me limité a decir “¿El que vivía en Alicante?” “Sí, ése. Bueno, pues el caso es que, le he dado tu e-mail porque se traslada a Valencia y como no conoce a nadie allí…” “Aaaaaam” “¿Te molesta?” “No, no. Me parece bien. Si necesita alguna cosa, que cuente conmigo…” (En el fondo ya os podéis imaginar que estaba pensando “Y si quiere que le haga un favorcito, yo encantada…” pero no lo dije… Mi amigo Jose no conoce mi faceta sexual, creo que en el fondo pensará que soy una mojigata o que me debo demasiado a mi novio…) “Si quieres, te doy también su e-mail para que lo sepas por si te escribe…” “OK” “Vale, es (…) Te advierto que está un poco loco pero, bueno, es buena persona…” “Vale, lo tendré en cuenta” (“¿Y en la cama qué tal es?…”) Buff, no podía dejar de tener pensamientos libidinosos pensando en que por fin David iba a venir a mi ciudad… Corté la conversación en cuanto pude para que Jose no me notara nada extraño…

 

Esa misma noche coincidí con el tal David en el MSN. Tenía puesta una fotito suya en la que tenía muy buena pinta aunque fuera vestido de lo más normalito con una camiseta blanca un poco ajustada y unos simples vaqueros, hasta sin arreglar estaba guapo… Me habló él, me preguntó si su primo ya le había dicho que iba a venir a Valencia y estuvimos hablando un poquito de la vida de cada uno… Lo acababa de dejar hace poco con la novia (“¡bingo!”) y me dijo que menos mal que le había dicho que tenía novio para controlarse y no tirarme los tejos (“¡No! Si eso da igual… Tú tranquilo…”) Bueno, fue una conversación normalita de toma de contacto… Cuando ya llevábamos varios días comunicándonos por el Messenger y él ya había venido a Valencia, una noche comenzaron las “confesiones”… Todo comenzó a lo tonto, comenzamos a desvariar un poco y le dije “Esto empieza a parecer cibersexo…” “Si yo te contara…” “¡¿Qué?!” “No, nada, me da palo decírtelo…” “¡Joer, tío! Que hay confianza… Ahora no me dejes con la intriga… Si me lo cuentas, yo te confieso otra cosa que no sabe nadie que me conozca…” “Jolín… Mmmm, bueno, pero primero di algo de tu tema, que seguro que te lo has inventado para tirarme de la lengua…” “Vale, pues, escribo relatos” “¿Relatos?” “Sí” “¿Qué tipo de relatos?” “Como si no lo supieras…” “¡Joer! ¡Qué morbo! Con lo modosita que parecías…” “Vale, pues yo hoy he tenido sexo telefónico con una tía…” “¡Wow!” Y ya empezamos a desvariar; él me contó un poco de la zorrita que se tiraba de vez en cuando y de cómo ella le llamaba por teléfono para que él le dijera guarradas, y yo le dije dónde podía encontrar mis relatos… Al momento me dijo “No te ofendas pero… La tengo empalmada…” Me reí. “Joer, es que me da muchísimo morbo saber eso de ti… Tú que parecías tan modosita y luego resulta que llevas una doble vida…” “Jaja” La conversación se acabó al poco… Me fui a la cama de lo más cachonda, no sin antes dedicarle una buena paja. Si hubiera estado mi novio en casa, me lo hubiera tirado y hubiera follado pensando en David.

 

Al día siguiente me levanté totalmente revolucionada, no eran ni las diez de la mañana y ya me había metido los dedos un par de veces. No podía quitármelo de la cabeza. Por la noche, coincidimos tarde en el MSN. Entré y él justo desapareció pero, al rato entró de nuevo. Dijo que llevaba todo el día super cachondo y que se había acordado de mí. Volvimos a hablar de mis relatos y de su zorrita y me dijo que si tuviera sexo telefónico con él, me entrarían ganas de tirármelo… Yo pensé que sin necesidad de sexo telefónico ya me parecía una buena montura y le tenía muchas ganas pero, lo único que hice fue reírme… “¡Es verdad! ¿Me das tu teléfono?” Volví a reírme y se lo di pero en realidad estaba pensando que mejor que no me llamara en ese momento o me correría inmediatamente ahí mismo… Por desgracia, en ese momento le llamó su putita y me dijo que me tenía que dejar, que luego me llamaba, que igual y todo le leía uno de mis relatos… ¡Mis relatos! ¡No es justo!… Me iba a llamar… No lo hizo… Me fui a la cama con mi chico, toda envidiosa; sí, la verdad, estaba celosa de la niñata esa que podía disfrutar del sexo con él… Yo disfruto mucho del sexo con mi chico pero, bueno, ya sabéis como soy, no puedo controlar mis instintos…

 

Por fin era viernes, mi chico había tenido que irse el fin de semana fuera, por motivos familiares y como yo tenía mucho trabajo en la tienda, no le pude acompañar… ¡Qué suerte!… La verdad es que tengo mucha suerte… El caso es que esa tarde, al llegar a casa, me metí en el Messenger y al poquito entró David “¡Hola guapa!” “Hola encanto, ¿qué tal? ¿Disfrutaste mucho anoche?” “Bueno… En lo que va de día ya he provocado orgasmos a dos tías…” “¿Además de a mí?…” “¡Qué tonta! ¡Además de ella dice!… Calla, calla… Que me pones muy cachondo…” “Vale, vale… Mejor me callo…” Al rato estábamos hablando y de pronto me preguntó “¿Tú quieres a tu novio?” “Muchísimo” “¿Y a mí?” “¡Esa pregunta va con trampa!… A ti te quiero de otra forma diferente a mi novio…” “¿Sexualmente?” “¡A mi novio también le quiero sexualmente!” “¿También?” “¡Joer, qué tío! Me refiero a que a mi novio le quiero de muchas formas, y entre ellas también sexualmente…” “Que ya lo sé, tonta… Joer, me entran unas ganas de pillarte por banda…” “Jaja” “Pues es verdad… Se me está poniendo dura… ¿A ti no te gustaría?” “Estás como una cabra…” “Jolín, es que me da un montón de morbo pensar en que tienes dos caras… Y antes ya me gustabas por ser encantadora y estar buenísima, pero ahora que sé tu faceta sexual…” “Que conste que no he dicho ni que me gustaría ni que me dejaría de gustar…” La conversación me estaba poniendo malísima, estaba de lo más mojada… Ya me entendéis… Hasta que de pronto él dijo “¡Vaya! Teléfono… Disculpa… Luego hablamos” Esperé un rato a ver si volvía pero, encima, se desconectó así que me morí de rabia porque pensé que estaría poniendo cachonda a su amiguita, más cachonda de lo que estaba yo… Apagué el ordenador y me di una ducha para bajar el calentón… Salí del baño, me puse mi albornoz rojo y mientras me secaba el pelo, sonó el teléfono… No conocía el número, no lo cogí; nunca suelo coger las llamadas de números desconocidos porque siempre pienso que se han equivocado… Me puse un tanguita negro y el albornoz encima; me gusta la sensación de estar medio mojada con el albornoz y a la vez sentirme limpia y ponerme un tanga limpio… Me hace sentir bien. Al poco, la persona en cuestión me volvió a llamar, esta vez más insistentemente… Paré el secador y contesté “¿Diga?” “¡Hola guapa! Qué voz más sexy… (¿Sexy? ¡Esa voz si que era sexy! Tan masculina, enérgica y varonil…) ¿Sabes quién soy?” Quería pensar que era él pero, no conocía su voz… “No, ¿quién eres? No tengo tu número…” “Soy David… Disculpa, me han llamado mis padres (¡Eureka! ¡Sus padres! ¡Aún no ha hablado con la zorrita!…) y justo se me ha debido de quedar el portátil sin batería… Así que te llamaba porque como me he vuelto a conectar y no estabas, por si te habías enfadado…” “Ah, no, claro que no, ¿por qué me iba a enfadar? (¿Por pensar que te había llamado tu putita y por eso habías desaparecido del msn?…) “No sé… Bueno, ¿y qué hacías?” “Acabo de salir de la ducha, me estaba secando el pelo…” Mientras decía esto, decidí ir al salón y tumbarme en el sofá… “¡Buff! ¿Y qué llevas puesto?” Ya me estaba excitando, nada más escuchar su voz, ya estaba muerta… Comencé a acariciarme… “Un albornoz rojo” “¿Y debajo?” “Un tanga negro” “Mmmm, tanga, qué morbo… ¿No usas braguitas?” “No, me resulta más cómodo llevar tanga…” “¡Ah! ¿Y qué más?” “Nada más” “¿No llevas sujetador?” “No, nunca llevo sujetador cuando estoy en casa, si puedo evitarlo… Estoy más a gusto sin él…” “¡Buah! Me estás matando…” “Jaja” “¿Y qué pensabas hacer ahora, con tu tanguita y tu albornoz puestos?…” “No lo sé, supongo que sentarme en el sillón a ver la tele…” “¿Has cenado ya?” “No, no tengo hambre…” “¿Ni ganas de postre?…” “De postre siempre tengo ganas… Oye, ¿qué haces?” “Nada, hablar contigo… ¿Por?” “Por nada, creí haber escuchado un ruido… (¿Se estaba masturbando? Buff, me estaba poniendo de lo más caliente…)” “Estoy muy cachondo…” “Y yo…” “¿Te estás tocando?” “Sí, ¿y tú?” “Sí, ya llevo un rato…” “Lo sé…” “Jaja. Es que no puedo quitarte de mi cabeza… Mi primo me dijo que no se me ocurriera tirarte los tejos porque tenías novio pero, es que, me pones tantísimo…” “Jaja. Qué trolero… A ti la que te pone es la niñata que te tiras y con la que tienes sexo telefónico…” “No, tú me pones mucho… Entre lo buena que estás, que eso ya lo sabía por haberte visto en fotos, y el saber que aunque pareces una cosa, escondes otra…” “Jaja” “¿Sabes? La verdad es que si le pedí tu mail a mi primo no fue porque quisiera conocer a alguien de Valencia… Era porque quería conocerte a ti… Vi tu foto y me quedé KO… Joer, me estoy poniendo malo… La tengo super dura…” “Eres más mentiroso…” “¡Pero si es verdad! Me pones como una moto…” “Eso habría que comprobarlo…” “¿Puedo ir a verte ahora?” “Sí” Le di mi dirección y seguimos hablando por teléfono… La conversación cada vez subía más de tono y me moría de ganas de tenerle en mi cama. Por lo que oí, se debió de calzar y venir tal y como estuviera vestido porque al segundo me dijo que iba a poner el manos libres en el coche… “Qué ganas tengo de follarte, Elsa…” “Y yo de que me folles…” “¿Me deseas?” “Sabes que sí…” Dios, qué cachonda estaba y qué cachonda me pongo al recordarlo… Al poco me dijo que abriera la verja para meter el coche, salí a la puerta y abrí con el mando. Le esperé en el marco de la puerta con mi albornoz, me había quitado ya el tanga, estaba totalmente húmedo y me impedía acariciarme mientras hablaba con él… Salió del coche… En persona aún estaba mejor que en las fotos… Me excité un montón al verle porque sólo llevaba unos boxers y una camiseta de manga corta ajustada al cuerpo. “¡Vaya! Qué guapo te has puesto…” “Tenía tantas ganas de llegar que he bajado tal y como estaba vestido y me he metido corriendo al coche rezando por no encontrarme a nadie en el garaje ni por el camino… Pero bueno, tú sí que estás sexy… Aunque seguro que estarías mejor sin ropa…” Me desató el albornoz y al verme desnuda, lo primero que hizo fue arrodillarse y lamerme el coño… “Vaya… Sí que está húmedo…” “Tú también veo que te alegras de verme (era verdad, parecía que le iban a explotar los boxers…) Ven, vamos a un lugar más cómodo…” Le conduje a mi habitación, había encendido solamente la luz de la mesita de noche para que fuera más íntimo. Me tumbé en la cama, él se quitó la camiseta y se abalanzó sobre mí… “¡Cómo me pones, Elsa!” dijo mientras me besaba lentamente en el cuello y luego iba bajando sus labios hacia mi pecho, yo solté un gemido porque de pronto comenzó a acariciar mi coño… Estaba a mil… “No sabes el tiempo que llevo soñando con esto… Y más desde que leí tus relatos… No podía parar de masturbarme, con cada relato tuyo he tenido más de una corrida…” “Pues más que te vas a correr ahora que serás el protagonista de tu propio relato…” Bajó sus labios por mi cuerpo hasta llegar a mi coño. Dejó de acariciarlo y le dio un lametón… “Tócate. Quiero ver cómo te acaricias al mismo tiempo que yo te como el coño…” Coloqué una mano en mi pecho derecho y empecé a masajearlo… La otra mano la llevé muy lentamente desde mi pecho izquierdo, pasando por mi tripa hasta la altura de mi pubis, lo acaricié un poco con la palma de la mano y luego traté de tocar mi clítoris con el dedo corazón, mientras sentía como su lengua se movía por mi coño… Me excitaba un montón que me comiera el coño, mientras yo me acariciaba, y por cómo él miraba hacia arriba y movía su lengua con insistencia sabía que a él también le gustaba… Gemí de placer… Llevábamos un buen rato así cuando le dije “No aguanto más, David… Quiero tenerte dentro ya… Estoy demasiado cachonda… Fóllame…” Él me lamió un par de veces más el coño y luego se quitó los boxer que estaban a punto de explotarle por el tamaño de su dura polla y se tumbó en la cama… No pude evitar mirarle llena de deseo… Acarició su polla que se puso totalmente tiesa y dijo “Fóllame tú a mí”… “Es lo justo…” contesté yo mientras me colocaba encima de él… Estaba tan cachonda y húmeda después de que me hubiera comido el coño, que su polla entró sin problemas… Comencé a balancerme sobre él, cada vez más deprisa, sintiendo cómo su polla entraba y salía de mi coño, mientras yo no podía parar de jadear… Eso era placer… “Aaaaaaaaaaah, aaaaaaaaaaaaaaah, aaaaaaaaaaaaaaah”, gemí. Sentí cómo se corría dentro de mí y seguí montándolo sin parar, creo que aunque hubiese querido, no hubiera podido parar… Quería sentir otro orgasmo… Cuando me oyó gritar por segunda vez, dijo “Así que era verdad que eres multiórgasmica… ¡Qué morbo me das,Elsa!… Ha sido el mejor polvo que he echado nunca…” Mientras me quitaba de encima de él, respondí “¡Ah! ¿Pero ya se ha acabado?…” Y me agaché para acariciar su polla a lo largo para, acto seguido, metérmela en la boca… “No, no se ha acabado todavía… Y me alegro por ello…” Saqué su polla de mi boca para decir “Ahora te toca gozar a ti… Y te aseguro que vas a disfrutar como nunca… Te la voy a comer enterita… Estoy deseando probar tu semen y sentir como cae por mis labios…” Su polla respondió por él, al empalmarse… “Toda tuya…” dijo. Le di un par de lametones de abajo a arriba y de arriba a abajo, en ningún momento toqué la punta… Me la metí completamente en la boca… Con la mano izquierda le toqué las pelotas, arañándolas levemente y procurando no hacerle daño… También deslicé mis dedos para encontrar la zona justo antes de la entrada de su culo, pasando mis dedos por esa zona y sobre su agujero muy levemente; no quería hacerlo mucho porque no quería que se corriera, sólo quería ponerle más cachondo… Seguí lamiendo su polla un montón de veces sintiéndola muy húmeda y dura al contacto con mi lengua… Le miré y decidí pasar al siguiente paso… En uno de mis viajes con la lengua hacia el extremo de su polla, no me detuve, continué la lamida sobre la punta. Toqué con mi lengua el agujero del centro, manteniendo mi lengua en él y sin chupar su cabeza aún. Recorrí con mi lengua el borde de su capullo, por todo el contorno… Estrujé su polla y comprobé que brotaba líquido preseminal así que lo esparcí con mi lengua alrededor; él miraba atentamente todo lo que hacía y por la cara que puso, supuse que le estaba excitando mucho… Me acerqué a la cabeza de su polla y metí el capullo en mi boca. Lo mantuve ahí, él gimió. Bajé rápidamente y metí tanta polla como pude dentro de mi boca, doblando mi cuello para que pudiera entrar toda. Permanecí así, con la polla dentro de mi boca durante un momento. Después, me moví tan rápido como pude, deslizándome arriba y abajo por su polla como si le estuviera follando. Cuando vi que estaba muy cerca de correrse, paré. Decidí mamar su polla, tomando sólo el capullo en mi boca, chupándolo como si fuera un pezón. Le hice mamadas más profundas, tomando su polla completa, chupándola toda hacia arriba y después hacia abajo, repitiendo el proceso una y otra vez. Cambié de vez en cuando la forma de mamar para que no se acostumbrara… La mantuve siempre dura, dejándola a punto de orgasmo pero, sin llegar. Tocaba la corrida, la gran corrida… “¿Qué tal? ¿Te gusta, guapo?” “No puedo más, Elsa. Me voy a correr ya…” Con la mano izquierda le sobé los huevos y deslicé mi dedo hacia su culo. Con la boca llena sólo con su capullo, comencé a pajearle fuertemente con la mano derecha. Al poco noté como de su polla salían disparos de leche, una explosión de semen llenó mi boca tratando de escapar por la comisura de mis labios. Cuando terminó de correrse, le besé. Luego me separé de él y tan salida como estaba, me masturbé salvajemente frente a él para tener un orgasmo cuanto antes. Las vistas hicieron que se pusiera de lo más caliente y su polla estaba muy tiesa… Me dijo “¿Puedo acabar el trabajo por ti?” Me metió la polla hasta el fondo de una embestida y comenzó a meterla y sacarla una y otra vez con la mayor rapidez del mundo. Nos corrimos en seguida. Después empezamos a besarnos y meternos mano y me apretó poniéndome cara a la cama, mientras me sobaba las tetas y el coño, me pidió que me pusiera a cuatro patas… Yo estaba tan caliente que no podía parar de gemir simplemente por sentir sus manos recorriendo mi cuerpo… Me arrodillé sobre la cama y le ofrecí mi culo. Me metió la polla por detrás y casi me corrí al momento. Durante todas sus folladas no pude parar de gemir y jadear, me puso a mil. “Ahora sí que es el mejor polvo que he echado en mi vida… Eres la mejor montura que puede haber…” dijo mientras acariciaba un poco mi pubis. “Lo sé” dije yo mientras acariciaba un poco su polla. Acabamos la jornada con un 69 que creo que no hace falta que describa… Después nos quedamos dormidos hasta la mañana siguiente… Pero ésa es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión…

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: