March 21, 2010

POR FIN SOLA CON MI HERMANO III

Posted in Uncategorized at 8:18 pm by losrelatoscalientesdeelsa

El sábado por la noche decidimos ir a cenar a un italiano y luego salir de
marcha por ahí. Para la ocasión me vestí con una camiseta de tirantes y buen
escote en pico (lo sé, soy muy repetitiva con los escotes en pico pero es que,
me pierden! -a quién no?-) sin sujetador porque ya lleva una especie de
sujetador ella misma; y una falda vaquera por encima de la rodilla bastante
ajustada y con una raja muy pronunciada en el lado izquierdo; ya que no llevaba
sujetador, decidí no llevar tanga tampoco, es una falda tan ajustada que nadie
se enteraría (más que mi encantador hermano, por supuesto…)

Él iba muy guapo, llevaba unos pantalones cortos en azul marino que no sé qué
tenían pero acentuaban su precioso culito que da gusto, y una camisa de manga
corta en color blanco. Desde el momento en que le vi así vestido me entraron
ganas de follar con él pero, tuve que contenerme porque ya habíamos hecho la
reserva en el restaurante… Para poder beber sin preocuparnos, cogimos un taxi.
Ya en el taxi, hubo achuchones y besitos que auguraban una noche muy interesante
(por no decir intensa…) Pagamos al taxista y nos dijo “Vosotros que podéis,
disfrutad de la noche, parejita!” Primera persona que nos había confundido con
una pareja normal… Cenamos tranquilamente y nos bebimos una botella de lambrusco
entre los dos, mientras no dejábamos de mirarnos con deseo y tontear a más no
poder. Al salir del restaurante, nos cogimos de la cintura, como cualquier
pareja, y nuestras manos bajaron un poco para tocarnos las nalgas; mi hermano
empezó a tantear y creo que se dio cuenta de que no llevaba tanga porque me miró
y dijo “wow” y me pareció notar un pequeño bulto en su pantalón.

Llegamos a un bar, y nos pedimos un par de cubatas, nos sentamos en unos sofás
que había en una esquina para poder disfrutarnos a gusto. Eso hicimos, beber y
meternos mano en cualquier rincón. Ya sabréis que el alcohol provoca el deseo y
cuando ya de normal el deseo es enorme, con alcohol es irrefrenable… Me apoyé
contra él para poder sentir su polla que cada vez se iba poniendo más dura, metí
la mano izquierda por debajo del pantalón y de su bóxer y empecé a acariciarla y
masturbarla como pude; nadie podía enterarse de lo que yo estaba haciendo porque
estaba oscuro y aparentemente sólo parecía que estábamos apoyados el uno en el
otro… Por fin él pudo comprobar que yo no llevaba ropa interior (lo del
sujetador lo sabía porque me había visto ponerme la camiseta pero, lo de no
llevar tanga era una sorpresa…) me susurró al oído “eres increíble, hermanita”.
Metió su mano por la parte de arriba de mi falda (como podréis imaginar, por
debajo hubiera sido más notado…) hasta llegar a mi pubis y empezar a
acariciarlo, bajando un poco la mano para acariciar los labios y el clítoris.
Estábamos a mil y nadie se enteraba porque él había tapado sus manos con mi
chaqueta así que cualquiera hubiera pensado que éramos una pareja normal y que
mi novio me estaba abrazando, sólo que somos hermanos y nos estábamos
masturbando en pleno bar. Giré la cabeza para poder besarle y empezamos a mover
las manos más frenéticamente, no sé cómo nadie se dio cuenta pero, nos corrimos
ahí, en uno de los sofás del bar… Luego nos quedamos abrazados hasta que a mi
hermano se le pasó el “subidón” (creo que ya sabéis a lo que me refiero…).

Yo no podía más, le dije que nos marcháramos a casa, que estaba demasiado
excitada y no podía aguantar sin que me poseyera una vez más, por la cara que se
le puso, la idea le pareció perfecta…

Salimos del bar, cogimos un taxi y llegamos a casa con muchísimas ganas… Es
estupendo esto de vivir sola en un chalet unifamiliar y que los vecinos estén
totalmente dormidos cuando tú llegas a tu casa, nadie se entera de lo que haces
o dejas de hacer… Nada más cruzar la verja de entrada al jardín, me quité la
camiseta y la lancé a la hierba, mi hermano cerró la verja y también se quitó la
camisa, antes de que pudiera abrir la puerta, mi hermano me estaba cogiendo
poniéndome cara a él, a la altura de su polla y con mis piernas rodeando su
cuerpo. Abrió la puerta como pudo, la cerró, yo me quité las sandalias, él se
despojó de sus zapatos (aún no sé muy bien cómo lo hizo, sin soltarme ni un solo
minuto…) Me llevó directa a la cama, me tiró y se tumbó encima, comenzando a
besarme. Primero los labios, luego bajó al cuello, después el pecho, bajando al
ombligo y ya quitándome la falda y zafándose de su pantalón y sus bóxer mientras
decía “Nada de ropa interior… Cómo sabes excitarme, hermanita…” “Tú tampoco te
quedas atrás calentándome a mí, hermanito… ¿Qué? ¿Quieres follar con tu hermana?
¿Quieres tirarte una vez más a tu hermanita?” “Pero qué zorra eres! Sabes de
sobra que estoy deseando que mi hermana vuelva a cabalgar encima de mí…” “Sí,
soy tu zorra y lo sé, pero lo de montarte, puede esperar todavía un ratito…”.

Me coloqué al contrario que él, cogí su deliciosa polla que ya estaba dura de
toda la excitación y de las guarradas que nos estábamos diciendo, y le di un
pequeño lametón a la punta, luego la recorrí de arriba abajo y de abajo arriba
con mi lengua, sin chupar, sólo lamiendo; él también había comenzado a saborear
mi coñito, me encanta lo bien que sabe jugar mi hermano con su lengua y mi coño,
sé que antes de follar conmigo era virgen pero, la verdad, no me puedo explicar
cómo pudo aprender tan rápido, es el mejor comedor de coños que conozco…

Supongo que el deseo excita tanto que es suficiente motivación para aprender,
no?… No lo sé, sólo sé que no quería que parara… Chupé la punta de su polla y
comencé a metérmela en la boca, empezando así una buena mamada. Paré un segundo
y le dije “Quieres correrte ya, hermanito? Quieres correrte ya en la boca de la
zorra de tu hermana?” Él estaba lleno de excitación, paró un segundo de comerme
el coño y dijo “Sí, sigue, zorra, no pares!” y volvió a lo suyo esta vez con más
intensidad aún. Yo volví a meterme su polla en la boca y mientras me la tragaba,
con una mano acariciaba sus huevos… Se corrió en mi boca, los dos tuvimos un
orgasmo bestial y eso que todavía la noche acababa de empezar… Saboreé cada
rincón de su polla para no dejar ni una sola gota de semen, mientras él hacía lo
propio con mi coño y mis jugos. Como su polla todavía estaba dura porque yo la
seguía chupando, le pregunté “¿Quieres metérsela por el culo a la zorra de tu
hermanita?” “Por supuesto, hermanita, porque eres una zorra y te mereces que tu
hermano te la meta por el culo hasta rompértelo” (con esas palabras, os podéis
imaginar el grado de excitación que teníamos los dos…)

Me puse a cuatro patas, me di la vuelta y le ofrecí mi culito a mi hermano;
(esta parte se la dedico a… bueno, él ya sabrá a quién… Va por ti! ;) ) “Ahí lo
tienes, mi sátiro, todo tuyo, saboréalo, disfrútalo…” Sin mediar palabra se
lanzó a él con la lengua y me hizo un beso negro que no sé cómo aprendió pero,
lo gocé… “Tienes un culo delicioso, hermanita, pero ahora viene lo mejor…” Y
comenzó a metérmela despacio, muy despacio, como si tuviera miedo de que mi culo
se partiera, “Métemela de una puta vez, cabrón! Métemela, métemela hasta el
fondo!” Pero él seguía con su lentitud, había aprovechado para sobar mis tetas
con sus manos mientras continuaba metiéndomela, yo sentía como se iba metiendo
dentro de mí, era una sensación indescriptible. Bajó una de sus manos hasta mi
coño y comenzó a masturbarme mientras con la otra mano me amasaba las tetas y ya
me metió la polla hasta el fondo; con sus dedos en mi coño y su polla en mi culo
hacía exactamente lo mismo, los metía y sacaba con rapidez y efusividad,
llegando incluso a ser brusco pero, a mí me ponía como una moto esa brusquedad…
Me folló a la vez por delante y por detrás y se corrió en mi culito. Acabó casi
muerto del cansancio y se tumbó en la cama… Yo le agradecí el orgasmo con una
cubana que él agradeció lamiéndome las tetas llenas de sus jugos y nos quedamos
dormidos hasta el día siguiente…

Decidimos pasar todo el domingo juntos, sin salir de casa así que, para tenerlo
más fácil, nos quedamos los dos desnudos para poder despacharnos a gusto en
cualquier momento de calentón… Y sí, pasamos todo el domingo juntos, follando.
Además, le tenía una sorpresa preparada a mi hermanito… “Has visto alguna peli
porno, hermanito?” “No, nunca…” Le miré con ojos lascivos y una sonrisa pícara
“Y te apetece ver una peli porno con tu hermana?…” “Joder, hermanita, eres
increíble… La veremos con una condición, que luego nos montemos nuestra propia
peli en casa…” Yo me reí y dije “Parece mentira que no me conozcas, hermanito…”,
abrí el armario y le enseñé un conjuntito sexy de sujetador y tanguita rojo y un
picardías medio transparente en color crema, en la otra mano, una cámara de
vídeo…

Y eso hicimos, ver la peli y luego seguirla al pie de la letra… Pero bueno, eso
es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: